Encontramos este lugar tras unos kilómetros en hora punta llenos de contaminación. Nuestras fosas nasales se cansaron de filtrar tanto aire contaminado y lo único que queríamos al pisar, por fin, Elda, era un poco de naturaleza pura. Cilantro Fresh Shop Bar apareció en nuestro camino como una bocanada de aire fresco. Sus batidos ecológicos de frutas y verduras, una gran variedad de tés y bagels nos enamoraron. El diseño es moderno y muy acogedor, los baños increíblemente limpios, cómodos y huelen muy bien, pero lo más importante es que tiene cuencos de agua para animales y una parada donde atar a los perretes. Aunque la Guardia Civil desaconseja hacer uso de esas paradas, dada la ubicación del bar en una plaza grande y con sombra no hay ningún problema en dejarlos solitos un momento o simplemente ocupar una de las mesitas en la plaza o incluso soltar a nuestro amigo si se sabe comportar para que juegue con los niños como hizo Chloé.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies