Lo que muchos ya pensaban, nos decían y que nunca habíamos querido reconocer…
hasta ahora

Durante nuestro viaje personas desconocidas, transeúntes y curiosas se interesaban por el bienestar de Chloé. Nos aseguraban que nuestro perro sufría con el viaje e incluso aseveraban que era imposible que fuese feliz.

Sabían cuáles eran sus necesidades y que cosas le provocaban felicidad. Conocían mejor a Chloé que nosotros mismos aunque no hubieran estado con ella más de 30 segundos. Estas personas, más frecuentes de lo que te podrías imaginar y nosotros desear. Consideraban que con terreno, comida y tranquilidad un perro ya es dichoso. Y puede ser que algunos canes no necesiten más, pero nosotros creemos que hay que tener en cuenta más criterios para ratificar la felicidad de un animal.

Chloé es una perrita joven e hiperactiva, en el buen sentido de la palabra. Tiene una fijación por el juego en general y por cualquier cosa que pueda agarrar con su boca, saltando, en especial. También por correr, sobre todo si la están persiguiendo. Le gusta la interacción. Siempre que pueda hacer una de estas cosas, intentará hacerla y además pedirá tu participación.

La confesión

Las fotos le gustan algo menos. Siente que está perdiendo tiempo de juego. No es un problema de obediencia, simplemente no le encuentra sentido a posar. Ella representa la old school. Por eso, antes de empezar el viaje decidimos adquirir a otra Border Collie, calcada a Chloé. También de una granja y es que la perrera no es el único lugar tolerable donde obtener a una mascota.

Llevaríamos más peso, pero nos pareció una buena idea porque así se iban a entretener entre ellas (otro tópico) y porque cuando una no quisiera posar o saltar, estando nosotros cámara en mano, podríamos utilizar a la doble, al más estilo de las hermanas Olsen en Padres forzosos (Full house en la versión original).

Ahora, una vez acabada la primera etapa de nuestro viaje y de vuelta a Murcia, necesitamos sincerarnos:

  1. ¡Chloé es muy feliz! Antes, después y durante el viaje. Incluso más durante el viaje.
  2. No descartamos tener otra mascota más en el futuro y seguramente también será un Border Collie, pero por ahora ¡Chloé no hay más que una!

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
es Español
X

¡Compártelo!

¡Comparte esta publicación con tus amigos!