Protégete de una vez y por todas de la procesionaria del pino. Te presentamos la GUÍA más completa contra este pequeño bicho peludo. ¡Ya nunca volverás a caer en las trampas de la procesionaria: ni tú, ni tus mascotas, ni tus hijos! Y si pasa, sabrás qué hacer.

El peligro en las ciudades

Con este buen tiempo por todo el país y ¿se te quitan las ganas de ir a la montaña y a los parques por miedo a la procesionaria? ¿Con cada ráfaga de viento, se te para el corazón al pasar por debajo de un pino? ¿Ignoras los paisajes para cuidar de tu perro o tus niños? Tu única preocupación es que no pisen, no toquen, ni olisqueen las filas de orugas en el suelo?

La época de esta peligrosa oruga se adelanta cada vez más. Se trata de un gusano que afecta principalmente los pinos y demás coníferas de las áreas naturales y las ciudades. Sus pelitos venenosos se vuelven peligrosos en cuanto entran en contacto con la piel, humana o animal.

1. ¿Qué es la procesionaria del pino?

La procesionaria del pino, cuyo nombre científico es Thaumetopoea pityocampa, es una oruga. Posee unos pelitos urticantes o espículas que irritan las áreas del cuerpo humano o animal como la piel, los ojos o incluso las vías respiratorias.

Se llama “procesionaria” porque las orugas bajan de sus nidos en fila india y llegan al suelo en forma de procesión.

¿Cómo es la procesionaria del pino?

Las orugas suelen ser de color negro con tonos grisáceos en los costados. Los pelos urticantes que tienen en el dorso son rojizos y sirven para defenderse de los peligros. Cada oruga tiene alrededor de 500.000 pelitos urticantes que se desprenden fácilmente de sus cuerpos. Los factores como el viento o la lluvia facilitan el contacto del veneno con la piel de las personas o animales.

Las orugas de procesionaria se suelen confundir con las orugas de los prados. Por lo que el Ayuntamiento de Bormujos crea este artículo para distinguir ambas.

¿De qué se alimenta?

Las orugas de la procesionaria se alimentan de las hojas de las coníferas, ya sean pinos, abetos o cedros.

¿En qué zonas geográficas habita?

Estas orugas disfrutan especialmente de las coníferas de las zonas más cálidas del sur de Europa, África del Norte y el Oriente Próximo. Sus árboles preferidos son los pinos.

 

2. La época de la procesionaria del pino, su ciclo vital y los tratamientos antiparasitarios

Dependiendo del ciclo vital de esta oruga, se la tratará con unos productos fitosanitarios u otros. Para evitar los peligros que suponen estas orugas, prevenirlos o evitarlos, debemos conocer las fases de su ciclo vital.

Verano

Las mariposas de la procesionaria ponen huevos en las acículas o las hojas de los pinos. Las larvas que nacen de esos huevos se alimentan de las partes tiernas que encuentran a su alrededor.

Es la época perfecta para utilizar las trampas de feromonas para atrapar a las mariposas o fumigarlas, o sea, tratamientos preventivos.

Otoño-invierno

Las larvas crean los bolsones blancos de una especie de telaraña, en los que se protegen del frío. No siempre están dentro, a veces salen en busca de comida, arrastrándose por el árbol. Cuánto más abajo están los bolsones, más peligro suponen para las personas y los animales.

En esta fase se puede poner trampas en el tronco de los árboles para atrapar a las orugas que bajan en busca de alimento. Se trata de tratamientos curativos.

Primavera

A finales de invierno y con el calor primaveral, las orugas adultas bajan de los bolsones al suelo para encontrar un hueco en la tierra y enterrarse. Así es como se inicia el proceso en el que se convierten en mariposas. Desde el momento del entierro hasta el verano, la oruga permanece unas días bajo tierra. Al convertirse en mariposas de solo 24 horas de vida, ponen los huevos en el árbol y así comienza su nueva fase vital.

La mejor trampa en esta fase de la vida de las orugas son los anillos en el tronco del árbol para atrapar a las orugas antes de que bajen al suelo. Consiste en unos anillos (por ejemplo la trampa de Koppert que rodea el tronco del árbol con una cajita o bolsa incorporada en la que se quedan atrapadas las orugas).

Algunas atrapan a todas las orugas que se disponen a bajar de los bolsones y otras atrapan principalmente a los machos atraídos por unas feromonas que les impiden fecundar los huevos. Esta última solución es de uso fácil y eficaz durante todo el año. Se recomienda colocarla de mayo a noviembre, y guardarla para el año siguiente, siempre sustituyendo la bolsa de feromonas por una nueva.

Depredadores naturales

Otro de los métodos naturales más eficaces para luchar contra la procesionaria del pino son los depredadores. Algunas aves insectívoras y las chicharras se alimentan de estas orugas.

Recópolis

3. ¿Cuál es la función de la procesionaria en la naturaleza?

Muchas personas creen que las orugas de procesionaria son una plaga que destruye los árboles. Sin embargo, debemos saber que NO SE TRATA DE UNA PLAGA en el sentido estricto de la palabra.

Aunque las orugas se alimenten de las hojas de los pinos y los dejen esqueléticos y vacíos, los árboles SIEMPRE vuelven a brotar con aún más fuerza.

Las orugas de la procesionaria evolucionaron con los pinares y son el principal productor secundario de estos. Una vez las procesionarias consumen las acículas, generan excrementos ricos en nitrógeno. Este último es un elemento fundamental en el ciclo de la energía y la materia.

Por tanto, la procesionaria del pino es un incordio y un peligro para nosotros, los humanos, y para nuestras mascotas. Pero no lo es para la naturaleza.

4. ¿Por qué es tan peligrosa la procesionaria?

La oruga de la procesionaria no es peligrosa per se. El verdadero peligro suponen sus espículas que poseen una toxina termolábil y urticante, Theumatopina.

¿Cómo pica?

La picadura de la procesionaria se produce por contacto directo con la piel o por vía aérea.

En este último caso las partículas de sus pelitos urticantes flotan en el aire y provocan irritación en los oídos, ojos, nariz o garganta, o incluso reacciones alérgicas. En caso de no tratarla a tiempo, puede derivar en necrosis, inflamación extrema y asfixia.

Bennyboymothman

5. Tratamiento de las picaduras de la procesionaria

Es fundamental que sepamos reconocer los síntomas de una picadura de procesionaria, especialmente en menores y animales. De lo contrario, el simple contacto con los pelitos urticantes de la oruga podría tener consecuencias dramáticas.

Te detallamos los síntomas más comunes de contacto con este bicho:

Síntomas en personas y animales

– Procesionaria del pino en personas, ¿qué hacer?

El síntoma más común en las personas es la aparición de una urticaria con o sin hinchazón o incluso una dermatitis. Los lugares más comunes de exposición son el cuello y las extremidades, esto es, las áreas expuestas de la piel.

Si sospechamos haber entrado en contacto con los pelos de la procesionaria, tenemos que:

  1. Lavar la zona afectada con agua fría (preferiblemente con limón, vinagre y bicarbonato) o suero fisiológico
  2. Evitar el rascado
  3. Si se produce una reacción alérgica, tomar antihistamínicos orales o corticoides en forma de cremas
  4. Acudir al médico con urgencia para que termine de establecer el diagnóstico y la gravedad de la situación

-Procesionaria del pino en animales, ¿qué hacer?

Es importante supervisar a nuestras mascotas, ya que suelen tener mucha curiosidad por olisquear todo aquello que se mueve o no, y pueden salir perjudicadas si entran en contacto con las espículas de las procesionarias. Las reacciones pueden llegar a ser muy graves o incluso mortales.

Los síntomas en los perros suelen ser:

  1. Nerviosismo o inquietud
  2. Intentos de rascarse la boca u otra zona afectada
  3. Hipersalivación
  4. Fiebre
  5. Inflamación de la lengua o los labios
  6. Necrosis
  7. Asfixia
  8. Cojera, en caso de haber pisado a la oruga

Es fundamental actuar con rapidez y eficacia. Los primeros 30 minutos después del contacto con la oruga son críticos.

Si creemos que nuestro animal puede haber entrado en contacto con los pelos de la procesionaria, debemos llevarlo de inmediato al veterinario.

Tiempo de reacción y primeros auxilios en personas y animales

Es fundamental reaccionar y actuar con inmediatez, ya que cada segundo cuenta.

Lo primero que debemos hacer tanto en personas como en animales, será:

  1. lavar la zona afectada con suero fisiológico o agua con limón, vinagre y bicarbonato
  2. en esta época se recomienda llevar estos líquidos con nosotros en los paseos tanto con los niños como con los animales
  3. no frotar ni rascar la herida
  4. acudir al médico o veterinario cuanto antes para que nos administre los medicamentos correctos o incluso un tratamiento

6. Control de plagas del Ayuntamiento

Os recomendamos comunicar a las autoridades municipales del Área de Gobierno de Medioambiente la presencia de bolsones de procesionaria en los lugares públicos, como jardines o parques.

También podéis llamar a la Policía Municipal, a la Guardia Urbana o al departamento de Medioambiente de vuestro Ayuntamiento.

En caso de que se trate de una parcela privada, el propietario será el responsable de realizar los correspondientes tratamientos preventivos o curativos.

Si te ha gustado este artículo y te parece útil, compártelo con tus amigos y amigas para que sepan qué hacer para evitar los peligros que supone una oruga de procesionaria. Y si quieres evitar este peligro y sentirte seguro paseando con tus niños o mascotas, ve a la playa o a la montaña, como te indicamos en nuestros otros artículos.

Si te has quedado con dudas, pregúntanos en los comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
es Español
X

¡Compártelo!

¡Comparte esta publicación con tus amigos!