The Flying Dog Magazine

“Revista de animales, medioambiente y ciudad”

Animales y medioambiente

Mascotas y viajes

Tradiciones animal-friendly

Flora, fauna y repoblaciones

Sensibilización y concienciación

Outdoors

Ciudad y Lifestyle

Sostenibilidad y Zero waste

Alimentación local

Cultura responsable

Slow lifestyle y reseñas

Retos solidarios

Educación y legislación

Educación ambiental

Bienestar animal

Educación alternativa

Buenas prácticas y civismo

Ordenanzas y leyes

The Flying Dog Magazine es tu revista si:

SIENTES PASIÓN por los animales

RESPETAS A TU MASCOTA e intentas conocerla

Apuestas por la ECONOMÍA LOCAL y el ZERO WASTE

Te responsabilizas de tus ACTOS COTIDIANOS

Contrastas la información y RESPETAS OTROS PUNTOS DE VISTA

Cuidas el MEDIOAMBIENTE y te preocupas por tu ENTORNO

Creas una SOCIEDAD MÁS CONSCIENTE, empática y responsable

Cuidas tu alimentación y consumes PRODUCTOS LOCALES y DE TEMPORADA

¿Qué hacemos?

Empezamos la casa por los cimientos

Enfoque constructivo

Regamos por dentro y por fuera

Soluciones que van a la raíz

Llenamos los vacíos

Información práctica para no dejarte fuera de juego

Empatía 100%

Emocionamos con nuestras palabras

Cocción lenta

Elaboración de contenidos en su punto

Los orígenes

de The Flying Dog Magazine

Los orígenes

La revista es fruto de un viaje de Murcia (España) a Leópolis (Ucrania) con nuestro perro, Chloé, combinando la bicicleta, tren y coche como medios de transporte.

El lema del viaje era “Not without my dog” y el objetivo, promover el turismo responsable con nuestros animales de compañía y el no abandono.

Recorrimos 8 países en cuatro meses. Cruzamos fronteras reales e imaginarias. Luchamos contra nuestros peores miedos y nuestras sombras más oscuras. Hicimos frente a la burocracia legislativa. Vivimos en primera persona el trato que reciben los perros en Europa. Conforme íbamos dejando atrás los países, la carpeta de documentación de Chloé iba engordando y también nuestro bagaje de experiencias nuevas.

Dormimos a ras del cielo, en casas de desconocidos, en hoteles y en casas rurales. Comimos en las cunetas, en los bares de pueblo y en los restaurantes de grandes urbes. Hicimos rutas a pie y en bici. Fuimos juntas a las playas caninas y salvajes. Descubrimos restaurantes, comidas locales, nos alimentamos de lo que nos regalaba la naturaleza. Nos montamos en trenes, autobuses, remolques, barcos y ferris, y también hicimos autostop.

Pero nunca estábamos solas. Tampoco éramos los únicos ni los primeros en decidir compartir toda nuestra vida con un animal.

The Flying Dog Magazine nació de esa imperante necesidad de compartir experiencias, conocimientos y opiniones. Las nuestras, las tuyas y las de los demás.

Sobre nosotras

Alina Petrik

La voz de la revista: redactora jefa, editora, correctora y traductora de The Flying Dog Magazine

Amante de los animales desde el nacimiento, en una constante lucha por las causas que considera justas, investigadora feroz y periodista del sentido común. “Los cambios empiezan por uno mismo y se ejecutan desde dentro”.

Mariano Montesinos

Los ojos de la revista: diseñador, maquetador e ilustrador de The Flying Dog Magazine

Descubrió su amor por los perros el día en que Chloé llegó a su vida, desde entonces muy comprometido con la tenencia responsable de las mascotas y fiel luchador por los derechos de los animales. Una mente brillante y de ideas claras y limpias.

Chloé

¡Nuestra mayor inspiración!

Ojos

Mirada de concentración hipnotizante

Cola

Mi colita negra con la punta blanca es uno de los rasgos más característicos del Border Collie.
La utilizo para mantener el equilibro cuando salto y así planear y aterrizar

Cabeza

Aprendo rápido

Cuerpo / pelo

Nunca pierdo la elegancia, me gusta andar sigilosamente.
Siempre tendrás un poco de mi pelito contigo

Olfato

Me acuerdo de todos los palos/piñas/pelotas que me encuentro por el camino

Boca

No mesi gusta especialmente ladrar; lloriqueo cuando busco tu atención; cojo cosas con la boca, es mi herramienta de juego; me gusta mucho la playa, pero no sé jugar sin tragar arena

Patas delanteras

Son las que más utilizo cuando me entreno

Orejas

Normalmente atentas y empinadas, y hacia atrás cuando quiero seducirte; no me gustan los ruidos fuertes

Patas traseras

Mis patitas son como muelles de canguro

Barriga

Cuando me pongo boca arriba y quiero que me la toques es para decirte que me gustas

Hemos trabajado con:

Nos has visto en:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
es Español
X